La Boheme: una belleza de ópera

Es una ópera basada en la novela Scènes de la vie de bohème de Henri Murger la cual refleja la vida bohemia de un grupo de jóvenes en Paris en la década de los 1840, contando sus sueños, alegrías y decepciones. La puesta en escena se realiza en 4 actos con una música compuesta por Giacomo Puccini, manteniendo las características que lo representan como son su gran lirismo melódico y una refinada orquestación.

El libreto en el idioma italiano es de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa, llamados la Santísima Trinidad por el editor Ricordi, fue dirigida por Arturo Toscanini. El estreno mundial  tuvo lugar en Turín el 1 de febrero de 1896 en el Teatro Regio de Turín, hace ya 120 años. Los personajes principales son Mimí (costurera), Rodolfo (poeta), Musetta (amante de Marcello), Marcello (pintor), Colline (filósofo), Schaunard (músico).

La forma exquisita en que se presentan las cosas sencillas, simples y reales de la vida, hacen de La Boheme una obra excepcional en su carga emotiva. La pobreza en la que viven los personajes, las profesiones en sí mismas bohemias (pintor, filósofo, músico y poeta) hacen que el más sublime de los sentimientos prevalezca sobre los demás…El Amor representado básicamente en dos parejas: Rodolfo y Mimí, en ellos se evidencia el amor a primera vista, sosegado, leal, íntimo y profundo. Musetta y Marcello representan el amor pasional y explosivo; los celos y el deseo renacido entre dos amantes reencontrados después de un tiempo.

También resalta en ésta obra la amistad del grupo de jóvenes, el desenfado con el que se asumen las diversas carencias, generadas por la pobreza en la que viven. El café que sirve de marco al encuentro de los amigos, la felicidad del momento, la intensidad de los sentimientos, hacen de ésta ópera una pieza hipnótica al espectador.

No puede  faltar el elemento de la pérdida y el dolor inherente al hombre, es por ello que la muerte de Mimí toca las fibras más íntimas de la sensibilidad humana, de tal manera que el mismo Puccini dejó correr sus lágrimas al final del acto en la que Mimí muere y Rodolfo desesperado toma las manos de su amada quien postrada en su cama grita de dolor.

En definitiva… ¡Una belleza de ópera!